Guerra de festivales: La feroz rivalidad entre festivales dispara los precios de contratación

Interesantísimo artículo publicado en El Perdiódico de Catalunya [12/03/07], por Nando Cruz. Lo dejo tal cual porque no tienen desperdicio.

En plena crisis de la industria discográfica, los festivales musicales viven una particular edad de oro. Y España no solo no es una excepción, sino que se ha convertido en un paraíso para grupos, mánagers y agentes de contratación, que sacan tajada de la feroz competencia que se establece entre los festivales del país. La inflación del mundo del pop empieza a dejar en evidencia a la del sector inmobiliario, pero, como afirma Gabi Ruiz, director del Primavera Sound, y corroboran otros promotores del país, “en España, los cachés de los cabezas de cartel, e incluso de artistas medios están muy inflados”.
La situación ha llegado a tal punto que las agencias de contratación inglesas que gestionan las giras de la mayoría de artistas esperan frotándose las manos llamadas de teléfono de España. Un grupo como Arcade Fire, que en el 2005 actuó por el precio de los vuelos desde Estados Unidos, hoy pide 150.000 euros. También según Ruiz, PJ Harvey “actuará en España por el triple de lo que esperaba cobrar”. José Cadahía, director del Summercase, no esconde que si quiere posicionarse en el sector ha de pagar más de la cuenta. “Hay que entrar a machete”, acepta, pero es “normal que cada uno quiera lo mejor para su empresa”.

ZANCADILLAS
Ruiz reconoce que en España hay “guerra de festivales” que “afecta a todos”, pero cree que enfrenta, sobre todo, al Summercase y al FIB de Benicàssim. Cadahía apela a la ley del mercado libre y no oculta sus intenciones: “Queremos que éste sea el festival de España”. Eso sí, niega que haya enfrentamientos personales. José Morán, codirector del FIB, declina hacer declaraciones porque no quiere “echar más leña al fuego”. Pero añade: “Vivimos momentos extraños donde prima la ley del vale todo” y, refiriéndose al Summercase, abundan “las zancadillas y la competencia desleal”.
Pese al desorbitado aumento de cachés, la competencia hace posible que casi todos los artistas acaben en un festival español u otro. Y, como en una partida de póquer, casi cada semana un festival u otro echa nuevas cartas sobre la mesa. Hace unos días, el FIB confirmó a Bright Eyes, Calexico, Muse y el mítico trío de psicodelia brasileña Os Mutantes. El Primavera Sound hizo lo propio con Black Mountain, The Apples In Stereo y Sonic Youth, que tocarán íntegro el disco Daydream nation. Y el Summercase ha fichado a Lily Allen, Scissor Sisters y The Gossip. Hasta Barry Hogan, director del festival inglés All Tomorrow’s Parties, reconoce que “los festivales españoles son mucho mejores que los ingleses”.
El espectador puede estar contento y las bandas aún más, pero Ruiz advierte de un peligro: que los grupos dejen de hacer giras. Es normal, opina, “si se sacan 15.000 euros por concierto en una gira de cinco fechas y le están pagando fácilmente 80.000 o 90.000 por ir a un festival”. Otro problema es la mitificación de que están siendo objeto las bandas de moda. The Gossip, joven trío estadounidense de disco-punk, pide el mismo dinero que Patti Smith por actuar en España. Pero, ¿cuántos discos han vendido aquí, cabría preguntarse? Trescientos.
Si en algo coinciden Ruiz y Cadahía es en que “se está generando un nuevo público”. De hecho, todos los festivales están vendiendo más abonos que el año anterior. Así que Cadahía presentará en breve el cartel del Weekend Party, festival orientado a la electrónica que se celebrará en Barcelona en septiembre. Y en pocas semanas podría anunciar el nacimiento de otro festival para junio. “En este negocio o vas para adelante o vas para atrás y para que lo organice otro lo organizo yo”, declara, sin temor a hacer la competencia a sus propios festivales.

CAPITAL EXTRANJERO
Su estrategia va más lejos: “Lo hago previendo el desembarco de multinacionales extranjeras. Ahora empieza la Champions League”, profetiza. Se refiere a una tendencia ya real tras la compra de la promotora Gamerco por parte de Live Nation, mientras el FIB de Benicàssim tiene capital inglés, y cuando Ticketmaster, líder mundial en venta de entradas por internet, ya posee Tick Tack Ticket. En el negocio de la música en directo en España todavía queda mucho dinero por ganar.

Más información:

Últimos artículos:

Post Popularity 0.18%  
Popularity Breakdown
Views 0.72%  
Comments 0%  
Retweets 0%  
Facebook Likes 0%  
, ,

No comments yet.

Leave a Reply

Notify me of followup comments via e-mail. You can also subscribe without commenting.

Post Popularity Graphing by Knowledge Ring