Crónica del Festival Gutterball y The Hollies en Oslo por @elultimocastizo

Escrito por Romantico el 28 September, 2011

Festivales

Romántico no para, y si hay que irse a Noruega se va. Menos mal que luego vuelve y nos lo cuenta. Os dejo con él:

Entre las invitaciones de eventos imposibles de ir que tiene uno en su agenda internacional, este mes de septiembre tenía el Gutterball, un festival de garaje y rock que tras sus inicios daneses ahora se celebra en Oslo. Pero el destino dio una oportunidad a dicha cita, colocando en Madrid un inesperado, pero merecido, viernes festivo en honor de la melonera, y a tiro un vuelo económico, así que pim pam pum, me embarque rumbo a Noruega.

Gutterball

Uno de los organizadores, Farbror Fuzz, cara habitual de congas en festivales como el Funtastic Carnival, Berlin Explosion o Gosinner, me esperaba el viernes en la terraza del Parkteateret para canjear el bono del festival, disfrutando de las primeras cervezas con los juegos y discos del veterano Dj Wheeliebag en su organillo rocknrollero. Como curiosidad, comentar que era el único que pagaba en metálico, pues las barras disponen de máquinas para pago en tarjeta, lo que es costumbre del lugar.

Gutterball

En el escenario del Parkteateret, los locales The Goo Men fueron los encargados de calentar el ambiente entre el público del festival, mostrando su fórmula de garaje con soul que los traerá en diciembre de gira por la península.

Después me volvía a encontrar con el garage punk más cavernícola de los suecos The Crimson Shadows, y finalmente serían los daneses Baby Woodrose quienes ofrecieron su mezcla de garaje y psicodelia. 

Gutterball

Entre el público noruego predominaba la estética rocker de los años 50, y muestra de ello es que todas mis amigas de Oslo que ya conocía de otros festivales en España, tienen un look pin up. En las sesiones de djs, sonidos 50´s y 60´s, es decir, rock´n´roll, soul, garaje beat, surf, etc… para los bailoteos a los que se unían plátanos, bigotes postizos y gorros tunecinos al vestuario de la noche loca del Guterball.

Gutterball

Tras recorrer la ciudad, el sábado a las 5 de la tarde se iniciaba el Guterball con el concierto de sonidos surf de los disparatados Torqueflite, ataviados con monos y cascos de pilotos de carreras, saliendo los guitarras desde dentro de la boutique de mi amiga Hermine, Los Lobos, hacia la calle, mientras el público asistente disfrutábamos del show cerveza en mano.

Gutterball

Para mi sorpresa me dicen que la histórica banda británica de los 60´s The Hollies ofrecen esa tarde concierto en Oslo, y allí que me voy pues al ser una ciudad pequeña las salas están cercanas por lo que podía solapar ambos eventos, pero en las puertas el portero me informa del “sold out”, y ante  mi cara de perplejidad, le digo que soy muy fan y he venido desde España para ese concierto, y alucina vecina, le caigo en gracia y me cuela dentro.

Gutterball

En el teatro Sentrum Scene todo el público era tan veteranos como de The Hollies, haciendo espera sentados en las dos plantas de butacas mientras mi elegancia y juventud es centro de su atención, y me preguntan si soy un fan americano. 

De los miembros originales de The Hollies, ahora reconvertidos en sexteto, se mantienen en su alineación el bajo y vocalista Tony Hicks y el batería Bobby Elliot. La organización me prohíbe hacer fotos, así que  que sitúo en la planta superior para disfrutar de la primera parte del concierto en la que empezaron fuertes con uno de mis temas favoritos Can´let go, alternando temas en acústico con el pop psicodélico de su obra maestra de 1967 “Butterfly”, tocando Yes I will, Sandy, Dear Eloise, Just one Look y King Midas in reverse.

Gutterball

Tras el descanso y saludar a su manager en el stand de merchandasing me bajo a la planta baja, siendo el turno de recordar y bailar con nostálgicas noruegas sus grandes éxitos como I´m alive, Sorry Suzanne, Bus stop, Long cool Woman in a Black dress, Carrie Anne, Stop stop stop, He ain´t heavy he´s my brother y Air the that I breath.

Gutterball

Tras la increíble experiencia de haber asistido al concierto de una leyenda como The Hollies, retorno al Parkteateret para continuar el Gutterball, llegando a la terminación del concierto de Death by Unga Bunga, pero justo a tiempo para vivir uno de los espectáculos más salvaje que se puede presenciar sobre un escenario a cargo de los también legendarios The Mummies que llegaron desde América al fiordo de Oslo para ofrecer su imbatible puesta en escena con sus disfraces de momias, con una actuación plena de energía poniéndose patas arriba con su instrumental dándonos un divertidísimo concierto de garaje inolvidable con temas como The fly, die! o You must fight to live a un público predispuesto al fuzz, a la farfisa y a la fiesta.

Los españoles Doctor Explosion tuvieron la responsabilidad de mantener la locura y conga colectiva que se estaba viviendo entre los asistentes del Guterball, haciéndolo con maestría veterana, dejando nuestro pabellón muy alto, no dudando en bajar al foso con sus instrumentos para invitarnos a ir a la playa como si estuvieran en casa, y vamos, que nos lo pasamos como vikingos.

Más fotos:


Más información:

Últimos artículos:

Post Popularity 0.36%  
Popularity Breakdown
Views 1.44%  
Comments 0%  
Retweets 0%  
Facebook Likes 0%  

No comments yet.

Leave a Reply

Notify me of followup comments via e-mail. You can also subscribe without commenting.

Post Popularity Graphing by Knowledge Ring