Notas apresuradas sobre el Dcode 2012 #dcode

Sirvan estas breves notas como excusa para subir las fotos del del Dcode porque la crónica “seria” la escribiré para Muzikalia. Sorprendido y para bien porque a priori el cartel no me convencía del todo y me he entretenido mucho más de lo que esperaba. Y eso que una de las supuestas atracciones, Justice, ofreció un concierto lamentable. Por su parte Sigur Rós, con una actuación memorable y The Killers, segurolas pero efectivos, afianzaron el éxito de un festival que el viernes congregó a 14.600 personas y el sábado a más de 20.000. Entre la clase media que siempre firma los mejores conciertos, nos acordaremos de The Kings of Convenience, Fira Fem, Kimbra, The Right Ons y Triángulo de Amor Bizarro y sus nuevas canciones.

Dcode 2012

El recinto sigue siendo el mismo que año pasado, con la diferencia de que los dos escenarios se han separado para poder hacer más grande el principal y poder acoger un concierto de la envergadura de la gira de Killers. Con el cambio el espacio parece más grande, pero los sonidos se solapan porque no hay alternancia de conciertos. Entre canción y canción en un escenario se puede escuchar el otro. Como el sonido es muy fuerte, al público le molesta poco, pero supongo que para algunos músicos será un coñazo a la hora de concentrarse. Salvo en The Killers, a los que quizás les faltaron algunos decibelios, el resto de grupos han tocado con un volumen impecable.

Dcode 2012

La comida ha mejorado muchísimo. Mejor dicho, este año hay comida, porque lo de los bocadillos del año pasado era de campamento militar. El cambio de junio a septiembre también es positivo, se evitan las temperaturas saharianas de las primeras horas y la media de edad, a pesar de que el precio del abono es alto, se mantiene muy juvenil, aunque sin el ambiente teen del año pasado cuando incluso hubo pulseras para menores de 18 (para que no bebieran).

Dcode 2012

La organización ha sido correcta, aunque aún le queda recorrido y definir cierta personalidad propia, más allá de aquello de “el festival de Madrid”. El primer festival que hice como “corresponsal” fue el Metrorock, también era en Madrid, dos escenarios, tamaño parecido y carácter difuso. Desapareció. Ya sea a través de un cartel que puede aprovechar más la firma de Live Nation, de asumir quizás algo más de riesgo artístico, o de seguir mejorando el cómodo y sano ambiente que se ha vivido en la segunda edición, el Dcode debe dar un paso adelante. La música en Madrid lo necesita.

Dcode 2012

La única mácula organizativa, el clásico de los baños de mujeres. Dos zonas a priori bien provistas, pero que ya el viernes se monstraron insuficientes para evitar las colas. El asunto empeoró cuando la seguridad destinó un vigilante a evitar que ninguna chica pasara a las cabinas reservadas a chicos, con lo que en algunos momentos del sábado, la fila llegaba prácticamente a la torre de sonido.

Dcode 2012

Dcode 2012

En lo musical el viernes comenzamos la sesión vespertina con Niños Mutantes, Napoleón Solo y Dorian. Acierto de la organización apostar por una importante presencia de bandas nacionales. Los granadinos estuvieron solventes sin aspavientos, las canciones nuevas de Napoleón Solo me dejaron muy buen sabor de boca y Dorian aguantaron bien el escenario grande, pero estuvieron evidentemente más comedidos que en su versión nocturna. Mención especial para la pancarta que exhibieron contra el ivazo a la cultura.

Dcode 2012

Los Kings of Convenience hicieron un concierto precioso. Empezaron en acústico, en formato Simon & Garfunkel, y aunque las canciones son las de siempre, el virtuosismo melódico que despliegan los noruegos siempre es emocionante. Lástima que la mayoría de la gente que estaba más a comentar la semana a la espera que Justice, desluciera el concierto. La segunda parte del repertorio fue con banda y por lo menos el ruido ambiente disminuyó. La única pega es que Erlend Øye, que se hinchó después del concierto a vender camisetas, estaba tan indolente que parecía flotar a medio metro del resto de mortales.

Dcode 2012

Dcode 2012

The Shoes estrenaron oscuridad y abrieron la trilogía francófona de la noche (dEUS y Justice), con una actuación divertida y contagiosa, tanto que incluso eclipsó a sus primos belgas. dEUS estrenaban un disco que me ha gustado sin entusiasmarme, y en concierto estuvieron parecido. Menos mal que apareció Kimbra, quien con esa mezcla de Björk y Lily Allen, y un despliegue de actitud absoluto me animó para el resto de la noche.

Dcode 2012

Dcode 2012

Sigur Rós, intensísimos, rozando la perfección técnica y soberbios en conjunto, firmaron sin duda el mejor concierto del festival. Bueno, el mejor con el permiso de Triángulo de Amor Bizarro y su torbellino habitual y descarga de trallazos. Les habré visto treinta veces, nunca me cansan, sobre todo si estrenan canciones nuevas a las que han añadido una pizca de serenidad y algo de ochenterismo.

Dcode 2012

Y por fin Justice, lo que se presumía una gran fiesta pero fue un tostón interminable. ¿Se imaginan a un pintor daltónico? Pues eso es lo que parecieron los franceses en el Dcode. ¿Cómo puedes defender un repertorio electrónico que destaca por las canciones bailables y no saber llevar ni el ritmo de un concierto? Empezaban, paraban, volvían a empezar, salían de detrás de la cruz a poner posturitas, paraban… y así en espiral hasta incluso tirar por la borda “We are friends” y “D.A.N.C.E”. ¿Estos son los que hace en el FIB de hace unos años pusieron el antiguo escenario carpa literalmente del revés? Que revisen esos vídeos, necesitan más de una pizca de aquellos años.

Dcode 2012

Dcode 2012

Dcode 2012

Dcode 2012

El sábado estrenamos la tarde con los fantásticos Fira Fem, otra apuesta acertada del Dcode, para luego entretenernos un montón con Django Django y su orgía percusionista. De los mejores debuts del año, y un grupo de futuro. Lüger, por comparación, fueron como repentino chute de rabia y ruido que disfrutamos antes de pasar por Supersubmarina, ejemplo perfecto de lo contrario, pura amabilidad asequible. Con la energía de The Right Ons volvimos a meternos en el camino correcto, antes de asistir a la explosión de hormonas femeninas y hits que fue el concierto de The Kooks, quienes versionaron el “Pumped Up Kicks” con Mark Foster sobre el escenario.

Dcode 2012

Por fin The Killers, quienes parecen empeñados en ganar a Coldplay la carrera para ser los nuevos U2 y reinar para siempre sobre los estadios y los festivales masivos. Pero claro, comparar a Killers con U2 tiene un problema, y no es de éxito, porque los de Las Vegas son imparables, sino de profundidad. Lo único que ofrecen los Killers, además de una interminable colección de hits, es una especie de perfección solemne que comienza por un impecable Brandon Flowers que parece recién salido de West Point. Por poner un ejemplo, para evitar que su calculada imagen de nuestro protagonista quede lastrada por una cosa tan mundana como el sudor, The Killers no permiten fotos desde el foso. Y así, se van alternando canciones tan celebradas como huecas (“Human”), con poses de deportista triunfador en unos juegos olímpicos, y algún que otro detalle “indie” (“Shadowplay” de Joy Division), para salvar la papeleta. Como curiosidad, versionaron el “Forever Young” de Alphaville, y estrenaron alguna novedad de lo que será su cuarto disco la semana que viene (Battle Born), que por lo visto ayer en el Dcode, será más de lo mismo de lo del Day & age.

Dcode 2012

Como fin de fiesta Eme Dj ocupando nada más y nada menos que el escenario de The Killers. Más indie de lo habitual, bailaron hasta los árboles.

Más fotos:

Sábado:

Viernes


Más información:

Últimos artículos:

Post Popularity 0%  
Popularity Breakdown
Comments 0%  
Retweets 0%  
Facebook Likes 0%  

No comments yet.

Leave a Reply

Notify me of followup comments via e-mail. You can also subscribe without commenting.

Post Popularity Graphing by Knowledge Ring