Crónica y fotos del jueves del Bilbao BBK Live 2014 #BilbaoBBKLive

Apuntes de lo que luego será la crónica seria en Muzikalia: Potentísimo primer día del Bilbao BBK Live, gracias sobre todo al duelo de hedonismo protagonizado por Franz Ferdinand, Hercules & Love Affair, Phoenix y Crystal Fighters. Hits, juerga y y bailes, han sido el mejor recibimiento que podían haber tenido las 40.000 personas, sobre todo veinteañeras, que ayer llenaron Kobetamendi. Y, antes de ponerse a bailar, lo primero que tuvo que hacer toda esa gente fue subir al festival, algo que costó más de lo deseable. Teniendo en cuenta que la flota de autobuses que moviliza la organización es la máxima permitida para la capacidad de los accesos al recinto, habrá que armarse de paciencia y tratar de subir, hoy y mañana, con tiempo suficiente.

Público Bilbao BBK Live 2014

Público Bilbao BBK Live 2014

Por lo demás, y con las dificultades evidentes de cualquier espacio con ocupación total, el primer día del BBK Live no ha sido especialmente incómodo, con las barras y los puestos de comida funcionando a buena velocidad (este año por primera vez han suprimido los tickets y se puede pagar con dinero directamente). La única pega es el número de baños femeninos, de nuevo absolutamente infradimensionado, lo que genera que cualquier esquina del festival se convierta en un poly klyn improvisado. Un paso más, y el festival tendrá que empezar a llamarse Bilbao Ipurdi Live.

Público Bilbao BBK Live 2014

En cuanto al recinto, este año se ha reducido el espacio de ladera y se ha ampliado bastante la zona del escenario cubierto, lo que ha permitido situar una carpa de notable tamaño convertida en tercer escenario oficial del festival, y patrocinada por Sony, que, con cien cañones por banda, viento en popa a toda vela, repite patrocinio y presencia dinámica como en el Primavera Sound. A cambio, han quitado el escenario que situaban a la entrada del recinto (Live!), que, por apartado, era comodísimo. La pega de esta nueva distribución tiene que ver con la programación y con los espacios.

El año pasado se hacían conciertos a la vez en el Live! y en el escenario mediano, el Heineken (por ejemplo, Biffy Clyro y Little Boots), lo que oxigenaba este último. Este año, los tres escenarios son casi alternos (o con solapes poco significativos), lo que provoca que prácticamente 40.000 personas se apiñen en el incómodo pasillo de entrada al Heineken. Ayer en Phoenix la gente terminó subiéndose al techo de los baños.

Público Bilbao BBK Live 2014

Vetusta Morla

Y tras el tradicional repaso a este tipo de detalles que, me temo, solo me interesan a mí, hablemos de música comenzando con Vetusta Morla. ¿Qué decir de los madrileños que volvían con nuevo disco (La Deriva, 2014), a un festival que ya ha podido disfrutar cuatro veces de la rabiosa gestualidad de Pucho? Pues que, a pesar de que sonaron los medios tiempos de La Deriva, que son francamente flojos, las canciones de siempre, junto a novedades con “Golpe Maestro”, levantaron un directo que sigue confundiendo épica y pedantería. El panegírico final de Pucho sobre el concepto de deriva, sencillamente impagable. Dijo tal cantidad de sin sentidos, que pudo estar hablando de la crisis o del sexo de las hormigas.

Hercules & Love Affair

La desintoxicación más rápida de los tremendistas de Tres Cantos, el colorido y la desinhibición de Hercules & Love Affair. Andy Butler y sus chicos –mención especial para Rouge Mary-, derrocharon house clásico, disco y pop para poner a bailar la carpa Sony sobre todo gracias a las nuevas canciones The Feast Of The Broken Heart (2014).

Franz Ferdinand

Más o menos a la mitad del concierto de Franz Ferdinand se puso a llover, pero a nadie se le ocurrió moverse. Y eso que aquello no terminó nunca de explotar y tuvo bastantes problemas de sonido, pero Kapranos y los suyos supieron seleccionar lo más vistoso de toda su discografía, y administrarlo durante toda la actuación, de tal manera que era difícil prescindir de unas guitarras que, después de 10 años sonando, siguen siendo únicas. “No you girls” y “Do you want to” fueron las primeras balas, “Darts of Pleasure”, las de la parte central, y “This Fire” la culminación de un bis algo apagado.

Phoenix

El último disco de Phoenix, Bankrupt! (2013), está más cerca de los MGMT más experimentales, que de aquel fácilmente digerible Wolfgang Amadeus Phoenix (2009). En directo, los franceses parecen preferir los resultados, así que combinan sus novedades menos ásperas, con lo mejor de un pasado dotado de fondo de armario suficiente para montar una buena fiesta. Sobre todo si además sobre el escenario recurren lo imprescindible a los pregrabados, y dan protagonismo a las personas y las guitarras. “Entertainment”, “Lisztomania” y “1901”, fueron las principales protagonistas de que el escenario Heineken se convirtiera en una discoteca en toda regla.

Crystal Fighters

Crystal Fighters

Para el cierre, al menos el nuestro, los británicos más vasco/navarros, Crystal Fighters, que ofrecieron su tradicional descarga de electrónica teñida de folk. Metáfora perfecta del sonido del grupo era su vocalista, Sebastian Pringle, vestido como para ir a unos sanfermines en Machu Picchu. Ritmo desbordado y público entregado gracias sobre todo a su último trabajo Cave Rave (2013), pero, dada la tendencia al misticismo del grupo, un resultado algo frío para estar tocando en una de sus añoradas montañas vascas.

Crystal Fighters

No tuvieron ni la delicadeza de tocar la txalaparta como se debe, con los palos que sirven de baquetas en vertical y no como si fuera una batería. Tampoco mucha gente se dio cuenta, en un festival cada día menos local y más nacional y foráneo.

Más fotos:



Más información:

Últimos artículos:

Post Popularity 0%  
Popularity Breakdown
Comments 0%  
Retweets 0%  
Facebook Likes 0%  

No comments yet.

Leave a Reply

Notify me of followup comments via e-mail. You can also subscribe without commenting.

Post Popularity Graphing by Knowledge Ring