BMX Bandits en concierto y Teenage Fanclub DJS (Crónica) en el Neu! Club de la Sala Galileo Galilei

Suele ocurrir de vez en cuando que los diferentes elementos de los que depende la suerte de los directos se alienean de tal manera que logran que un concierto se convierta en una experiencia que tarda en olvidarse. Buen ejemplo de ello fue la formidable noche de música que nos dedicaron el sábado pasado los escoceses BMX Bandits (sencundados por Norman Blake y Francis Mcdonald de Teenage Fanclub), en el Neu! Club de la Sala Galilelo Galiei de Madrid.

BMX Bandits es una de las bandas pioneras del pop escocés de principios de los 80. Originarios de Bellshill, la ciudad del norte de Glasgow que dio nombre a la vertiente escocesa del sonido C86, formaron junto a The Pastels y The Soup Dragons (entre otros), una generación que ha servido de inspiración para grupos con mucha más repercursión para el público como Teenage Fanclub (más que inspirados, prácticamente hermanos), Heavenly, Belle & Sebastian o Camera Obscura.

Encabezados por Duglas T.Stewart y tras casi 10 años sin tocar en España, los Bandits regresaban a Madrid en versión reducida (4 miembros) y en formato acústico. Viendo el escenario tan escueto (apenas un piano, una guitarra y una caja), y con una sala sorprendentemente vacía para la entidad del concierto (los sinsorgos de Camera Obscura llenaron dos días seguidos la Sala Sol la semana pasada), nos temíamos una noche fría. Nada más lejos de la realidad. Los Bandits, sin más ayuda que sus voces, el piano y la guitarra, sencillamente bordaron la actuación desnudando canciones como “Girl at the bus stop”, “Gettin dirty”, “Your Class” o “I wanna fall in love”.

Duglas divertidísimo, presentaba e interpretaba gestualmente todos los temas mientras no perdía oportunidad de hablar e interactuar con el público. Invitó a Norman Blake y Francis Mcdonald de Teenage Fanclub a cantar dos temas, tiró fotos del público mientras cenaba una manzana, dedicó una canción a un fan de Bryan Wilson, hizo un marketing infalible de su nuevo single y remató el concierto agradeciendo a los fans de BMX Bandits los 20 años de historia del grupo interpretando un emotivo “What a Wonderful Word”.

Un vez terminada la actuación y mientras los técnicos preparaban el equipo para que Teenage Fanclub pincharan, los Bandits se sentaron tranquilamente en el escenario charlando, firmando singles y haciéndose fotos con todos los fans que se les acercaron. Tras el baño de cariño y un par de cervezas, terminaron la noche bailando en primera fila la acertadísima sesión de Norman Blake y Francis Mcdonald (por cierto, entrañables peleándose con la mesa de mezclas, aceptando toda clase de peticiones y cortando sin querer alguna canción), hasta el cierre del Neu! Club.

De largo, y salvando al más grande, el mejor concierto en el que he estado este año.

Más información:

Últimos artículos:

Post Popularity 0.16%  
Popularity Breakdown
Views 0.63%  
Comments 0%  
Retweets 0%  
Facebook Likes 0%  
, ,

No comments yet.

Leave a Reply

Notify me of followup comments via e-mail. You can also subscribe without commenting.

Post Popularity Graphing by Knowledge Ring